El USMCA funciona para los Estados Unidos

Portada

¡actualícese!

Preguntas más frecuentes

El acuerdo entre los Estados Unidos, México y Canadá.

Es un nuevo acuerdo comercial que reemplazará al NAFTA- el acuerdo Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

El NAFTA fue inciado hace 25 años y fue negociado durante un tiempo cuando la economía era muy diferente de como lo hace hoy. El USMCA reemplazará a las provisiones obsoletas del NAFTA por un nuevo acuerdo que que prioriza a los Estados Unidos en este economía moderna.

El USMCA protegerá a los trabajadores estadounidenses y creará más empleos en los Estados Unidos. El acuerdo es un triunfo enorme para innovadores, automovilísticos, agricultores y rancheros, trabajadores de la energía, fabricantes y empresas pequeñas estadounidenses.

El USMCA ha sido acordada por los negociadores principales del EE.UU., México y Canadá. Pronto el acuerdo será enviado al Congreso en forma de texto legislativo. Cuando el Congreso apruebe el proyecto de ley por una mayoría y esté firmado por el Presidente, el USMCA oficialmente sustituirá el NAFTA.

Bajo la estructura recién negociada del USMCA, el acuerdo debe ser revisado y renovado por todos los países que están participando cada seis años. Esto significa que los Estados Unidos tendrán la oportunidad de revisar aspectos del acuerdo frecuentemente y realizar ajustes periódicos si sean necesarios. Este no fue el caso bajo el NAFTA, lo cual fue abierto y parcialmente permanente.

El USMCA pone nuevos estándares que paran impiden a México de socavar a los empleos estadounidenses. Estas normas salariales y laborales destalentarán la subcontratación y mantendrán los empleos estadounidenses en los Estados Unidos. Al mismo tiempo, el acuerdo abre nuevo mercados de exportación a los fabricantes estadounidenses. Esto ayudará a añadir más empleos a los ya 475.000 empleos de fabricación desde enero de 2017.

Trabajadores automotrices estadounidenses son algunos de los mayores ganadores bajo el USMCA. El acuerdo protege a los trabajadores automotrices al requerir que más piezas de automóviles que vienen de América del Norte. Además, el proyecto requiere que al menos de 40% de los automóviles deben ser hechos por personas que ganan al menos de $16.00 por hora. Esta disposición impide que México pague salarios deficientes por la manufactura y socava a los trabajadores estadounidenses.

Según la ley actual, las patentes de medicamentos innovadores reciben ocho años de exclusividad del mercado dentro de los países que son parte del acuerdo. El USMCA proporciona diez años de protección de patentes para los medicamentos biológicos de vanguardia, por lo que los científicos estadounidenses están incentivados a encontrar más curas sin temor a que los países roben su propiedad intelectual.

No aprobar el USMCA en el Congreso podría resultar en una retirada del NAFTA sin un mejor reemplazo. Eso tendría consecuencias económicas inmediatas y devastadoras. La cadena de producción de los Estados Unidos se vería gravemente interrumpida, lo que resultaría en aumentos de costos para los consumidores. El precio de casi todos los productos comerciales (ropa, alimentos, automóviles y dispositivos médicos) aumentarían considerablemente. Se perderían empleos a medida que los mercados de exportación se engogirián y el crecimiento económico de nuestra nación se pondría en peligro para generaciones.

Además de acuerdos de acceso laboral del mercado, el acuerdo tiene reglas estrictas contra el soborno y otros tipos de corrupción. Cada país en el acuerdo está estrictamente obligada a hacer cumplir los acuerdos laborales delineados bajo el USMCA. El acuerdo permite a cualquier país presentar una reclamación a un árbitro neutral si cree que se ha violado una disposición del acuerdo. Cada país tiene que adherir al solución de de esta mediación de solución de controversias. Para proteger a cada país, el USMCA es revisada cada seis años, lo que incentiva a los países a obedecer a las reglas.

Cuando el USMCA se convierta en ley, los trabajadores y consumidores estadounidenses serán los beneficiarios primarios del USMCA. Este acuerdo proporcionaría que los empleadores estadounidenses acceso sin aranceles a vender productos a en México y Canadá al mismo tiempo manteniendo a los empleos estadounidenses aquí.